La esperada fecha de nuestro ansiado viaje a la Granja Escuela Albitana, al fin llegó.

Se instaló la ilusión en nuestros corazones desde hace una semana. ¡Qué nervios contando los días uno a uno!

Teníamos tantas ganas de que este momento llegase, que la noche anterior se hizo imposible conciliar el sueño.

La inquietud de dormir por primera vez en la granja es, para los alumnos de primero, un sentimiento difícil de manejar. ¡Profe, yo quiero ir, pero nunca he dormido fuera!

Para las profes, significa volver a recuperar nuestra normalidad poco a poco, el colofón a un curso escolar donde hemos puesto todo el esfuerzo y el cariño en la educación de nuestros peques y estos días compartidos con ellos son el mejor regalo.

Sentir la satisfacción de ver sus caritas ilusionadas, la sorpresa del despertar al ritmo de sus canciones favoritas, esa derrochadora energía infantil al bailar, ese interés por aprender, el respeto demostrado a los educadores – quienes les llevan en volandas- de un taller a otro, con joviales arengas que animan al más perezoso y transmiten el sentido de grupo donde nadie se siente solo.

Albitana nos recibe con trinos de pájaros a lo largo del día, su huerto cuidado con esmero, los entrañables animales y esos espacios para talleres donde experimentar con distintas actividades.

Todo ello regado con el buen trato y cariño que transmiten, niños, profes, monitores, coordinadores, el personal de cocina y mantenimiento; una gran familia que se reúne una vez al año para celebrar el calor del reencuentro.

Disfrutar de una convivencia con nuestros compañeros en este marco, es realmente un privilegio. Significa un cambio en el espacio-tiempo, el lugar donde todos encontramos un oasis donde vivir, por unos días, en libertad.

Las tardes de merienda estival tienen como actividad estrella la búsqueda del tesoro: todos nos sentimos exploradores de una misma tribu.

El final del día con sus últimos rayos de sol, nos anuncia que es momento de recuperarnos con una ducha y una cena reparadoras que son el preámbulo de la velada bajo el cielo estrellado, en esta ocasión con nubes de formas caprichosas que juegan al escondite con la luna llena. Es el momento de poder escondernos, de adelantarnos, de chillar nerviosos al conseguir las metas propuestas; las risas frescas de la infancia.

El excitante día y el calor nos sumen en un sopor que ya no se puede resistir y los bostezos anuncian cepillo de dientes, pijama y las buenas noches de sus profes, ese beso que les sumerge en dulces sueños, ¡aunque previamente muchos de ellos, ya soñaban sobre la almohada batidos por el cansancio.

El último día los comentarios enternecedores que las profes escuchamos: ¡Qué comida más buena! ¡La lechuga del huerto está muy rica, pero la que como en casa es de supermercado y no sabe igual! ¡Qué bien me lo he pasado! ¡Profe, el año que viene quiero volver! ¡He añorado a mamá un poco y luego me he dormido!

¡Qué gusto compartir tantas sensaciones juntos! La impronta de nuestros alumnos de Punta Galea se funde con la impronta de Albitana en una sinergia envidiable.

La vida está llena de pequeños detalles y grandes sensaciones que no debemos dejar escapar.

¡GRACIAS Albitana!

Imágenes de alumnos de Educación Primaria: 1.º B y 1.º C

Granja Escuela 2022 - Colegio Punta Galea

Imágenes de alumnos de Educación Primaria: 1.º A y 2.º A

Imágenes de alumnos de Educación Primaria: 2.º B y 2.º C

Logotipo CE Punta Galea

Colegio Punta Galea

Noticias, competiciones, celebraciones, premios… en el Colegio Punta Galea de Las Rozas queremos que te mantengas informado de todo lo que ocurre en el centro. En este blog publicamos todas las novedades de nuestra comunidad educativa. ¡No te lo pierdas!

Entradas recientes

Categorías