Cada uno habéis dejado vuestra huella

Sus voces, sus miradas y sus filas, las carreras a escondidas hasta el comedor, las agendas recogiendo firmas, las tutorías, las charlas a puerta de clase, el viaje de final de curso, los nervios de la graduación, aún forman parte de nuestra memoria aunque a ellos les sorprenda y de ahí la, tan popular frase, … pero profe ¿se acuerda de mi nombre y además con apellidos?

Cada uno habéis dejado vuestra huella indeleble y, como no podría ser de otra manera, si os queríais diluir y pasar desapercibidos en ese “futuro” como mayores bien asentados en los estudios y/o ya inmersos en el mundo laboral, cabe subrayar que no lo habéis conseguido.

A todos vosotros va dirigido este artículo que pretende recoger, en clave íntima y agradecida, las horas que pudimos disfrutar y que tan buen recuerdo han dibujado en nuestra memoria colectiva.

Al mediodía, horas antes del acto principal, un partido de fútbol de profes contra la última promoción graduada sirvió de aperitivo de una jornada que ya se presentía especial. El tiempo quiso acompañarnos pese a las malas previsiones y el ambiente en la grada fue estupendo. Hubo muchos goles y la victoria estuvo disputada, aunque el equipo de antiguos alumnos logró llevársela con un apretado 7-9.

El tiempo vuela y la tarde promete en intensidad y alegría.

Son las siete de la tarde de un viernes y mientras el comedor se prepara para el evento tras los más de cinco años sin reunirnos, la entrada principal se ilumina y de un grupo de profesores, acompañados de los titulares del centro y nuestro director, se puede decir que están igual de inquietos o más que los protagonistas ante el momento especial del curso: recibir a distintas generaciones de alumnos de la familia Punta Galea. ¡Aquellos, nuestros niños!

Y ahí llegan, por un lado la última promoción que, de forma tímida y con medida puntualidad, entra en el hall del colegio sin saber muy bien de qué se trata esta convocatoria, a quién van a encontrar o qué va a suceder en las próximas horas. Corrillo, besos y abrazos, y los nervios de los primeros instantes pasan a ser la tranquilidad de lo reciente, de lo conocido y la ilusión por contar sus primeros pasos fuera del cole y dentro de sus vidas en el mundo adulto.

Por otro lado, …

Los pequeños grupos, con experiencia en estas lides, se apostan en la escalera que baja al comedor, manteniendo el equilibrio entre los escalones de la misma, mientras apoyados en los hombros de unos y otros, inician la labor de reconocerse en las fotos de las orlas/graduaciones desde infantil. ¡Hala chaval, si en esta eras casi guapo!, … ¿te acuerdas de ella? ,…siempre ganaba varias medallas en las olimpiadas de las Rozas. Las carcajadas frescas representan el reconocimiento de aquellos grandes momentos; los instantes tan únicos de la infancia y la adolescencia.

Hablamos con un grupito de chicos y chicas,… oh, ¡sorpresa!, ¿es posible que existan los dobles de las personas? Una alumna aún sigue impresionada cuando descubre, en la foto de una alumna de 5 años, que es su espejo, las mismas posturas, idéntica sonrisa traviesa y pícara y hasta cada una de las pecas y lunares que salpican su cutis. Sí, en efecto, aunque parezca imposible de creer, ocurre, hay alumnos que a lo largo de los cursos tienen sus réplicas personales. Quizá deberíamos invitarles a estos encuentros como anécdota curiosa de nuestras vivencias en el cole.

Las generaciones más veteranas se están haciendo de rogar, no por antojo suyo, sino porque las responsabilidades del mundo adulto ya empiezan a tiranizar y doblegar los más naturales instintos de la celebración y los momentos compartidos. No hay que olvidar que entre ellos ya hay papás y mamás de nuestros alumnos más jóvenes, y lo decimos con orgullo y alegría porque buena señal es que nuestros antiguos alumnos decidan que este es el mejor rincón escolar donde emprender sus primeros pasos en el aprendizaje y los descubrimientos vitales.

El ambiente es cálido y el aforo nos comienza a sorprender, ¡qué poder de convocatoria tiene el encuentro! El comedor amenaza con quedarse corto, avanzar hasta el fondo se antoja una tarea difícil y despegarse de los encuentros y charlas con unos y otros, es toda una aventura.

Las narraciones de vuestras vidas esbozan con gran acierto aquellas quinielas que hace muchos años hacíamos sobre vuestro mundo adulto, los amigos, las parejas, las aficiones y vuestras profundas vocaciones y profesiones. ¡No hay nada como crecer con vosotros y compartir tantas horas al día y días en el curso! Podríamos perfectamente ser los videntes educativos.

La noche va transcurriendo y el ambiente de júbilo ha contagiado todos los rincones. Es el momento de escuchar las cálidas palabras de don Javier Fábregas, que se estrena como director en este retomado encuentro de alumni, aunque sea conocido de antemano por todos por ser profesor desde el amanecer de nuestro colegio.

Nos llega también por su parte el mensaje de nuestro querido titular, don Juan José Palacios que ha querido, al no poder estar presente, tener unas palabras entrañables para todos los alumnos.

Queridos antiguos alumnos, amigos:
¡Cuánto siento no poder acompañaros esta tarde, daros un abrazo y que me expliquéis cómo os va en estos momentos tan difíciles, cómo están vuestros padres y cómo van vuestros estudios y vuestros trabajos.
Decenas de antiguos alumnos tienen ya a sus hijos matriculados con nosotros, es mi gran satisfacción.
Os envío un fuerte abrazo que me gustaría que nos diéramos en persona.
¡Nos veremos pronto!

Aplauso multitudinario que quedó recogido en las distintas fotos que hicimos mientras disfrutamos de charlas, anécdotas y grandes recuerdos.

Entre tanto, también pudimos reírnos con las escenas que retrotrajeron antiguos momentos como el juego del murete en el patio donde la risa nerviosa hacía perder el equilibrio de los más templados, el escondite entre las butacas del salón de actos que siempre quedaba al descubierto por el tamaño de los personajes que se ocultaban o su imparable susurrar en el supuesto silencio y, no podemos obviar, los vestuarios del gimnasio como escondrijo y laberinto, esta vez sí que con la complicidad de los que nos encontramos con vosotros en todos esos lugares que en aquellos años, siempre fueron anhelado objetivo de vuestras trastadas.

Cuando uno se lo está pasando bien el tiempo se desvanece rápido por lo que pasadas las diez y media de la noche todavía quedaban grupos de alumnos y profesores resistiéndose a abandonar las instalaciones del colegio. Nos han llegado serios rumores de que el encuentro continuó fuera del recinto, a pesar del gélido viento, pues tres horas no bastan para englobar tantos años de convivencia, emoción y enseñanzas.

Tras una ansiada noche de celebración, las expectativas, que no eran pocas, quedaron más que satisfechas: un comedor repleto de gente, miles de abrazos, conversaciones sin fin y el excelente recuerdo que deja participar de este gran mosaico, esta gran familia.

Bonito es poder revivir nuestros pasados en aquello que siempre soñamos sería nuestro futuro.

Esperemos que sea breve el momento del reencuentro y como siempre decís: ¡ estaremos todos más altos y más guapos!

El Encuentro Alumni 2022 en Imágenes

Encuentro Alumni 2022 - Colegio Punta Galea
Logotipo CE Punta Galea

Colegio Punta Galea

Noticias, competiciones, celebraciones, premios… en el Colegio Punta Galea de Las Rozas queremos que te mantengas informado de todo lo que ocurre en el centro. En este blog publicamos todas las novedades de nuestra comunidad educativa. ¡No te lo pierdas!

Entradas recientes

Categorías