¿Qué es una rabieta infantil?

Hablamos de rabietas, berrinches o pataletas cuando un niño grita, llora, da patadas, se tira al suelo o patalea, como reacción ante una negativa a una petición, capricho y contrariedad a sus deseos.

Pueden incluir insultos, vómitos y autoagresiones, (en casos de rabietas extremas en niños).

¿Son normales?

Es habitual que aparezcan espontáneamente hacia los 2 años (rabietas 2 años) como forma desadaptada de autoafirmar su individualidad e independencia, pero si no se tratan de manera adecuada perduran a lo largo de la infancia convirtiéndose en un problema de conducta.

Rabietas niños: ¿Por qué se instauran como conducta habitual?

Porque con la experiencia el niño aprende que con las rabietas logra atraer de forma inmediata la atención de su entorno y, sobre todo, consigue cambiar las decisiones de sus padres, es decir, salirse con la suya. Entonces empieza a utilizarlas como estrategia. Cada vez serán más intensas, frecuentes y difíciles de erradicar.

¿Por qué lo padres ceden ante las rabietas?

Los motivos son variados y se combinan entre sí:

  • Porque es la forma de calmar la situación desagradable que se genera.
  • A veces porque los padres están cansados, agotados o estresados y su resistencia es mínima.
  • Porque se sienten avergonzados y abochornados cuando la rabieta se produce en lugares públicos.
  • Porque familiares y amigos presentes presionan con sus comentarios a ceder a la presión.
  • Porque los padres creen que no deben “hacer sufrir” al niño o hacerle sentir frustrado por “algo que no tiene importancia”.
La Rabieta en niños - Colegio Punta Galea

¿Qué factores de riesgo influyen?

1) Pautas educativas inadecuadas.

  • Incoherencia: el niño aprende que cuando sus padres dicen “no”, en realidad están diciendo “depende”, “quizás” o “sí”.
  • Límites y normas poco claros, inexistentes, o poco objetivos, dependientes más de la situación o del estado de ánimo. Las normas y límites deben ser objetivos, claros, estables y conocidos por el niño.
  • Que no se adopten medidas cuando los límites se sobrepasan. Siempre que se incumple una norma debe haber una consecuencia proporcional.
  • Que se incumplan las consecuencias que hemos decidido. Si la consecuencia se convierte en mera amenaza, no tiene ningún efecto. Es más, tiene el efecto contrario.
  • Exceso de explicaciones: con mucha frecuencia los padres evitan las rabietas del hijo convenciéndole de que haga lo que le piden para obtener otra cosa o actividad. En realidad así no están consiguiendo que le niño obedezca cuando no quiere hacerlo, sino que quiera obedecer, por lo tanto de nuevo estará haciendo lo que quiere. La obediencia consiste en hacer algo cuando no se quiere, si le convencemos ya no está obedeciendo.
  • Inconstancia: si el niño detecta que cuando los padres son más vulnerables, están cansados o van con prisa, suelen transigir, aparecerán las rabietas en esos momentos.
  • No ser buen ejemplo: que los padres reaccionen con gritos y enfados ante determinadas situaciones (conducir, diferencias en la pareja, ver un partido de fútbol, etc).
  • Prestar más atención a los comportamientos negativos que a los positivos. El niño aprende que sólo le hacen caso cuando se porta mal.
  • Falta de acuerdo entre papá y mamá: el niño lo percibe y lo utiliza.
  • Sobreprotección excesiva: provoca niños con baja tolerancia a la frustración.

2) Ambiente familiar.

  • Falta de rutina en la vida del niño.
  • Estrés de los padres: cuando los padres perciben que las exigencias de su entorno rebasan su capacidad de respuesta. Tiene dos efectos: enturbia y tensa el ambiente familiar, y hace que se adopten pautas educativas inadecuadas.
  • Comportamientos de compensación en padres muy ocupados: relajan normas y límites, conceden caprichos, “que no le falte nada”, etc.
  • Cambios frecuentes de cuidador o presencia de varios cuidadores en la vida del niño: no hay pautas educativas uniformes.
  • Rivalidad y/o celos fraternos.
  • Condiciones especiales de los padres, como depresión, adicciones, ansiedad, etc.

3) Características personales del niño.

  • Grado de tolerancia a la frustración.
  • Capacidad de aplazar la recompensa: perseverancia, capacidad de espera, etc.
  • Impulsividad: dificultad para reflexionar antes de actuar.
  • Temperamento: carácter fuerte y obstinado.
  • Retraso del lenguaje: se frustran porque no saben comunicarse.
  • Problemas respiratorios: bronquitis, asma bronquial. Pueden causar trastornos del sueño que provoquen mayor irritabilidad.
La Rabieta en niños - Colegio Punta Galea

Bibliografía de referencia: Jarque García, J., Rabietas, pataletas y malos modales, 2008, Ed. Gesfomedia.

Logotipo CE Punta Galea

Colegio Punta Galea

Noticias, competiciones, celebraciones, premios… en el Colegio Punta Galea de Las Rozas queremos que te mantengas informado de todo lo que ocurre en el centro. En este blog publicamos todas las novedades de nuestra comunidad educativa. ¡No te lo pierdas!

Entradas recientes

Categorías